Una nueva narrativa en Guerrero, México

Recientemente, en un espacio donado de oficina en el centro de Chilpancingo, la capital del estado de Guerrero en México, miembros de la asociación de periodistas locales se reunieron para discutir la agenda porvenir de Amapola Periodismo, un nuevo sitio de noticias que ellos fundaron cinco meses antes para “desmontar la narrativa oficial de su propio estado.”

“Estamos hartos”, Vania Pigeonutt, una reportera quien ayudó a establecer el proyecto, dice. “Estamos hartos que el significado de los problemas de Guerrero sean simplificados por la presencia de un cultivo ilícito.”

“Amapola” se refiere al amapola de opio que has ido cultivado en Guerrero por generaciones para proveer el mercado de heroína de los Estados Unidos, trayendo con ello el crimen organizado. El nombre del medio que se ha vuelto en un símbolo del reportaje internacional en Guerrero, con el slogan ‘periodismo transgresor’. Margena de la O, otra reportera del proyecto, dice que Amapola sea atreviendo a contar historias acerca de Guerrero que son optimistas. Las noticias diarias son organizadas en secciones poco convencionales, ‘Paz’, ‘Otredad’, ‘Naturaleza’ y ‘El Topo’, refiriéndose a los artículos que exponen la deshonestidad del gobierno. Una serie, se llama #SinLímites, presenta historias acerca de guerrerenses realizándose en educación, deporte, las artes, como Ximena Ortega quien a sus 17 años representará México en el Campeanato Mundial de Ajedrez en Romania por segundo año consecutivo. “Si tenemos un texto que señala la violencia reciente en Guerrero, tenemos al siguiente día un texto #SinLímites mostrando una historia positiva” explica de la O. “De esta manera, la adversidad es reconstruida”.

Amapola se ha desarrollado en parte como una respuesta al influjo de la prensa extranjera cuando, en la noche de 26 Septiembre 2014, 43 estudiantes de la Escuela Rural de Ayotzinapa en Iguala, al este de Chilpancingo, desaparecieron. El incidente estremecedor y el caso misterioso (los cuerpos de los estudiantes continúan desaparecidos) y la historia convierte rápidamente a Guerrero en ‘punto cero’ de reportaje sobre el abuso de derechos humanos, la actividad criminal y la impunidad en México.

Empezando este octubre, “de repente todo el mundo vino a Guerrero”, recuerda Pigenonutt. “BBC, New York Times, Wall Street Journal, Deutsche Welle…todos estaban interesados en cubrir lo que había sucedido.” Desde entonces Pigeonnutt, de la O y sus colegas de Amapola se han encontrado frecuentemente en el camino Iguala junto a los corresponsales de medios de comunicación extranjeros con quien ellas trabajan como fixer mientras escriben sus artículos propios.

En muchos sentidos la atención internacional ha sido algo bueno, dice Pigeonutt, porque el caso se mantiene abierto y los medios de lengua inglesa han presentado descubrimientos que no han sido publicados en México.

Sign up for CJR's daily email

Aún así, algunos periodistas visitantes también han mostrado lo que entre periodistas y activistas es conocido como ‘extractivismo’ donde “no hay reciprocidad” de los reporteros extranjeros, dice ella.

Ellos vienen por un periodo muy corto, no tienen “tiempo para reflejar en las dinámicas locales, regionales y nacionales” y dependen (sin suficiente reconocimiento) del conocimiento de un periodista trabajando como fixer.

En su peor forma, dice Pigeonutt, extractivismo es un tipo de vandalismo que invisibiliza las historias locales. Varias notas de Guerrero han mostrado solo la representación más estereotipada del estado en particular y México en general como una zona devastada por la guerrera o más allá la esperanza.

Para promocionar Amapola, Pigeonutt y de la O se han unidos con miembros compañeros de la  Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero, la asociación de periodistas locales, para “reorientar a la gente a mirar las verdaderas causas de la pobreza, los femicidios, los infanticidios, que permean la vida en Guerrero”, explica de la O. Diez medios locales sean comprometido a colaborar, incluyendo la Alianza de Medios, una rama de los Periodistas de a Pie, una organización de la sociedad de civil fundada por la eminente periodista mexicana Marcela Turati. La alianza está unificada por una creencia de que “no hay mejor manera de explicar lo que sucede en una región de México que por las periodistas de esa misma región.”

En su reunión revisan la agenda planeada: una nota de los perros de calle y salud pública, una del desplazamiento forzado relacionado a los conflictos entre pandillas en la frontera estatal de Guerrero con Michoacán, y una otra de la visita de la Presidente a la región indígena de La Montaña. Hablaron de un deseo mostrar a Guerrero en su particularidad, aún cuando estas sean derramamiento de sangre.

“La violencia de Guerrero no es lo mismo como por ejemplo la violencia en Juárez”, dice de la O.

Para honrar la verdad de Guerrero, Amapola contará a los lectores que “no tenemos miedo”, ella agrega. “Esto es importante en Guerrero y con todas las cosas que están pasando en el país porque también puede ser una ventana para comenzar a pensar soluciones.”

Has America ever needed a media watchdog more than now? Help us by joining CJR today.

Ann Deslandes is a freelance journalist based in Mexico City. Recent work has appeared in Foreign Policy, BBC Global Trade, and Women Under Siege.

TOP IMAGE: An Amapola Periodismo meeting. Image by Ann Deslandes.